Recomendaciones para preparar abono

Todo un arte

 

El cuidado del jardín produce cantidades cada vez mayores de restos de plantas, deshechos que ocupan gran cantidad de espacio. ¿Qué debemos hacer con estos restos orgánicos de árboles, arbustos, césped, hojas y flores?

 

Reciclaje ecológico

La mejor opción es hacer un triturado mediante una chipeadora. Aunque sean del tipo de ramas voluminosas de árboles o de densos arbustos, son reducidos de manera rápida y sencilla, y así puede deshacerse de ellos fácilmente o reutilizarlos como base para abono.

 

La solución inteligente

Utilice el material triturado como base para un abono respetuoso con el medio ambiente. Estos restos orgánicos pueden ser reutilizados y son un excelente fertilizante. Use los deshechos de su jardín como abono de elaboración propia. El material triturado está compuesto por valiosos compuestos, que abastecerán de nutrientes esenciales al suelo de su jardín de manera natural.

 

A continuación le hacemos un resumen de porqué hacer un chipeado y que beneficios trae

 

Consiga más espacio y más orden en su jardín

Las biotrituradoras de jardín proporcionan más espacio. Transforman los voluminosos restos de poda de árboles, arbustos y otras plantas en un material finamente triturado que es posible usar para cubrir el suelo o preparar compost para el abono y la formación de
humus. Los restos vegetales desmenuzados pueden utilizarse para la preparación de compost en un silo y mezclarse sin problemas con los materiales más diversos. Por cierto, el material desmenuzado mediante una biotrituradora favorece la formación de compost.

La ecuación de la biotrituradora: reduzca el volumen de los restos de plantas en un 75%

La cantidad de los restos de jardín depende en gran medida del tamaño y la vegetación del jardín. Como media, en un jardín de 1000 m2 se producen anualmente aproximadamente 125 m3 de restos de poda y plantas. Con una biotrituradora adecuada puede reducirse este volumen notablemente.

 

Ahorre con sus desechos vegetales dinero constante y sonante.

Como propietario de un jardín debe deshacerse de los restos de corte y lo mejor es que los utilice para preparar compost y devolverle así al suelo valiosos nutrientes. Con ello sólo necesitará comprar muy poco, o incluso nada, de costoso abono. La alternativa a la preparación de compost es eliminar los restos en el contenedor de residuos orgánicos. Y también en este otro caso se beneficia usted de una biotrituradora, porque reduce el volumen de los restos del jardín en un 75%. Así ahorra mucho espacio.

 

Para un jardín ordenado.

El jardinero es feliz cuando ve cómo se desarrollan sus plantas, aunque a veces crezcan demasiado. En estos casos utilice una biotrituradora. Simplemente pode el exceso, triture los restos de ramas o arbustos, prepare compost… y listo: su jardín tendrá en un abrir y cerrar de ojos un aspecto cuidado y ordenado.
Una biotrituradora pone siempre orden en su jardín. Utilice la sencilla y práctica posibilidad que le ofrece la biotrituradora de desmenuzar plantas de verano marchitas, restos de prolíficos setos, molesto ramaje, o la hojarasca que cubre su césped. Lo mismo
sucede con los mazos de flores y hortalizas: también en este caso puede triturar inmediatamente los restos que tengan mal aspecto con la biotrituradora.

 

Otro consejo: utilice el material triturado para cubrir las zonas situadas bajo los árboles y arbustos. Esto no sólo evita que crezca la maleza, sino que aporta un aspecto de limpieza y orden a su jardín.

 

Ventajas

  • De los trituradores se obtiene un abono natural de alta calidad.
  • El jardín y las plantas recuperan nutrientes importantes.
  • Se ahorran costes de adquisición de abono artificial.
  • Consigue más espacio y más orden en su jardín.
 

¿Qué materiales pueden triturarse?

Las biotrituradoras pueden procesar prácticamente todos los restos de corte y desechos que genera su jardín. Básicamente hay que diferenciar esos restos entre material duro y blando. Las ramas, los tallos y los restos de setos se consideran material duro; los restos de flores, hortalizas, frutas y hojarasca son material blando. Naturalmente es normal que el material a triturar presente en el jardín esté mezclado

 

Protección natural y abono para el suelo.

En la naturaleza, los restos de plantas muertas – como las hojas – sirven como valiosa protección y abono para el suelo. Siga usted también este principio y reparta por la tierra el material triturado en una fina capa. Ya lo verá: esta cubierta natural protege el suelo de su jardín sea cual sea la climatología. En caso de lluvias fuertes, protege contra la erosión, y en caso de calor y heladas tiene un efecto aislante. De un suelo cubierto se evapora aproximadamente una tercera parte menos de agua que de la tierra no cubierta. Además, la estructura del suelo mejora continuamente. Pero el material triturado esparcido aún tiene más efectos: los microorganismos desintegran lentamente estos restos vegetales y se forman nuevos humus y nutrientes.Las semillas de las malas hierbas no pueden germinar porque no les llega la luz. Y las plantas quedan protegidas de los parásitos y las enfermedades.Por cierto, el césped cortado, mezclado con ramas trituradas, es un material idóneo para el mulching. Tenga en cuenta que los restos de césped deben dejarse secar antes bien extendidos, ya que la hierba recién cortada y húmeda se compacta, se pudre e impide que el suelo respire.

 

Produzca su propio abono

El compost realizado a partir de restos triturados de plantas es el abono más antiguo y natural del mundo. Devuelve los nutrientes y oligoelementos ya utilizados al terreno y favorece la actividad del suelo como ningún otro abono. No es de extrañar, ya que en un puñado de compost viven aproximadamente diez mil millones de organismos

Con ello el compost mejora notablemente la consistencia del terreno y, como consecuencia, las plantas se vuelven más resistentes a los parásitos y crecen más rápido. Por este motivo, un buen jardinero poda los arbustos y las matas, y recorta las flores teniendo en cuenta que todos estos materiales no se van a desaprovechar, sino que pronto volverán de nuevo al jardín en forma de abono o material de mulching.

Además, preparar compost ahorra dinero: debe comprarse menos abono y se reduce la cantidad de desechos que van a parar al contenedor.

 

¿Qué hacer con el montón de hojas secas?

Recoja las hojas con una cortacésped o un recogedor de hojas para tractor. Triture esas hojas y mézclelas con césped recién cortado. Así conseguirá un doble objetivo: el césped cortado recibe aire y los restos de hojas evitan que se compacte y se pudra. Y además, las hojas aportan carbono a los restos decésped ricos en nitrógeno – la mejor condición para un compostaje exitoso.

 

Así se hace un buen abono

El abono verde se genera cuando, al preparar compost, se optimiza la proporción de carbono y nitrógeno (C/N). Los mejores valores para una relación C/N equilibrada van de 25:1 a 30:1. Si el componente de carbono es excesivo, los restos de plantas se descomponen más lentamente, porque la falta de nitrógeno limita a los organismos a la hora de desarrollar su sustancia corporal y reproducirse. Pero demasiado nitrógeno tampoco es bueno, ya que, aunque por un lado la descomposición se acelera, se generan muy pocas composiciones de humus estables.

Por lo tanto, conviene tener en cuenta al amontonar la pila de compost la relación de mezcla correcta de los materiales. Así, por ejemplo, la relación C/N en el caso de los restos de césped está en un intervalo de 12:1 a 25:1, en los restos de hortalizas, de 13:1 a 60:1, en las hojas secas, de 30:1 a 60:1, y en los restos de jardín mezclados, de 20:1 a 60:1. Ya lo ve: su jardín le ofrece el punto de partida perfecto para disponer de buen abono – y además gratis.

No olvide, además, que el compost tiene distintos “grados de madurez” y un aspecto diferente en sus distintos estadios. El buen compost ya listo para su uso no “apesta”, huele a tierra fértil, y también lo parece.

 

Compostaje fácil.

Recoja y clasifique sistemáticamente: separe el material leñoso tanto de los restos blandos de plantas como del material terroso y húmedo. No amontone grandes cantidades del mismo material, mézclelo; por ejemplo, restos de césped con astillas de madera.

Coloque el recipiente de compostaje siempre sobre la tierra. Protéjalo contra la erosión por agua, la humedad excesiva y el desecado, y asegúrese de que se ventile bien. Proteja el material de la lluvia.

El proceso de compostaje dura varios meses, dependiendo de la estación del año y de la temperatura ambiente. Cuando el compost está listo, despide un agradable olor a bosque y hongos.

Con el triturado, los desechos de jardín pueden convertirse aún más fácilmente en un nutritivo compost. Porque al triturar los tallos, las ramas y los arbustos, los restos vegetales se abren y con ello aumenta su superficie expuesta, así los microbios pueden “atacar” mejor y procesar los desechos de jardín para que se descompongan más rápidamente.

Recuerde: si utiliza material triturado se ahorrará tener que darle la vuelta al compost más tarde.

 

Recoger y preparar los materiales para el compostaje.

¿Qué puede utilizarse para preparar compost? Todo el material orgánico compostable procedente del jardín y del hogar, como por ejemplo, residuos vegetales, restos de cosecha, flores, matas, hojas secas, hierba, restos de poda de árboles, arbustos y setos, plantas de exterior y de interior, restos de comida como fruta y verdura, té, café, huevos y, en parte, serrín y virutas de madera.

Materiales no recomendables para el compostaje: malas hierbas con semillas o raíces voluminosas, plantas enfermas, papel y cartón. Absolutamente inadecuados son los metales, el vidrio, los restos de carne, los plásticos, etc.

¿Y cómo es el lugar de compostaje ideal? Es preferible que sea sombreado, que esté protegido del viento y que disponga de espacio para la recolección, la clasificación, el triturado y el compostaje. Debería tener a mano una horquilla y una pala para añadir y quitar compost, y es recomendable que disponga de una toma de corriente bien accesible para poder utilizar los equipos de jardín eléctricos. Si no hay electricidad en las cercanías, la solución son las biotrituradoras de gasolina VIKING. También es importante mantener la distancia prescrita al terreno vecino.

Lo óptimo son tres silos: si hay espacio y es posible, la solución ideal serían tres silos. Uno para el compostaje, otro para el compost listo y un tercero para recoger los residuos vegetales secos. Unos simples contenedores bien ventilados de madera o plástico sirven
perfectamente.

 

Diez reglas para un buen compost.

  1. Tenga presente  la correcta relación  entre restos de plantas ricos en nitrógeno y en carbono.
  2. ¡El compost necesita aire! Por eso, nunca ponga el material en un hoyo ni utilice depósitos que estén cerrados por todos los lados.
  3. No amontone el compost en una superficie firme de piedra, hormigón, etc. El compost necesita tener “conexión a tierra“ para que las lombrices y los pequeños organismos puedan entrar en él.
  4. Las lombrices son las mejores amigas de una pila de compost y se sienten atraídas, por ejemplo, por la phlox y el saúco, aunque también les gustan las cáscaras de cebolla, los restos de cebollino y los posos de café y té.
  5. “Ordene” su pila de compost. Amontone como capa inferior material triturado basto – unos 20 cms de altura. Encima ponga materiales mezclados más finos, como por ejemplo hojarasca o césped muy triturado.
  6. Extienda la hierba sólo en capas finas – ¡Riesgo de putrefacción!
  7. Cubra los desechos de cocina siempre con tierra ya que atraen a los animales.
  8. Evite una sequedad total,  porque los microorganismos de la pila de compost necesitan humedad.
  9.  No riegue el compost demasiado.
  10. Tape el compost preparado.
Fuente: www.stihl.es

Tags: , , ,

Dejar una respuesta